Recopilación: Fourth of July

s043v1


Recopilación #043: Fourth Of July
Escuchar aquí

01. Galaxie 500. Fourth of July. This Is Our Music, 1990
02. Violent Femmes. Kiss Off. Violent Femmes, 1983
03. Camper Van Beethoven. Take the Skinheads Bowling. Telephone Free Landslide Victory, 1985
04. Hanni El Khatib. Low. Head in the Dirt, 2013
05. Blonde Redhead. Dripping. Barragan, 2014
06. PJ Harvey. Missed. Rid of Me, 1993
07. Lambchop. Your Fucking Sunny Day. Thriller, 1997
08. Wilco. How to Fight Loneliness. Summerteeth, 1999
09. The Fall. Paintwork. This Nation’s Saving Grace. 1985
10. Diet Cig. Harvard. Over Easy, 2015
11. The Feelies. Crazy Rhythms. Crazy Rhythms, 1980

“I stayed at home on the Fourth of July /
And I pulled the shades so I didn’t have to see the sky”.

Dean Wareham ha pasado unos cuantos cuatros de julio en su Nueva York adoptiva. De su autobiografía, Postales Negras, me gustó su mordiente autocrítica. Siempre parece dispuesto a dar voz a sus detractores, aunque acabe rebatiéndoles sus puntos con silencios irónicos. Cuando el libro recuerda la publicación de This Is Our Music, se recoge una reseña que tilda Fourth of July de “texto críptico, ridículamente torturado, caprichoso”. Me imagino a Wareham retorciéndose de orgullo en su diminuto estudio del East Village cuando la leía. Los cuatros de julio en este país son tan crípticos como caprichosos. Son un intento tan deliberado de buscar unas raíces inexistentes que queda en anécdota, algo ridículamente torturado.

La semana pasada aprendí una lección de vida: no vayas a un concierto a ver a los teloneros. Los Barenaked Ladies se trajeron a los Violent Femmes y a otra banda cuyo nombre no recuerdo como bandas de acompañamiento. Fuimos como quien se pide un bocadillo de jamón consciente de que no se va a comer el pan que le van a poner encima y debajo. Calculamos mal los tiempos y llegamos al recinto en la orilla del Hudson justo cuando los de Wisconsin cerraban su set. ¿La decisión? Pedir una cerveza e irse coincidiendo con la primera canción de los cabezas de cartel de la noche. Rebeldía autodestructiva.

De Take the Skinheads Bowling me fascina el surrealismo de sus letras. Más despreocupación que surrealismo, imagino. “Everybody’s coming home for lunch these days / Last night there were skinheads on my lawn”. “Some people say that bowling alleys all look the same / There’s not a line that goes here that rhymes with anything”. Hay que tener unos huevos muy grandes para atreverse a fabricar un himno de estas dimensiones con ladrillos de sinsentido.

Low, o el poder de tres golpes rítmicos consecutivos. La canción de Hanni El Khatib no tiene mucho más que un deje festivo y tres golpes rítmicos consecutivos. A veces, para componer una canción más pegajosa que un chicle bajo una silla no hace falta mucho más que un estribillo con tres golpes rítmicos consecutivos.

Reconozco que no fui muy comprensivo con el último trabajo de los Blonde Redhead. Con la excusa de su visita de hace poco más de un mes, lo recuperé… y, cosas que pasan, sólo le vi las virtudes. Dripping es su máximo exponente: cóctel de Liars, Beach House y Slowdive servido en alguna discoteca enterrada en un sótano. Mucho caliente.

Missed es de cuando PJ Harvey rebosaba mala leche. Creo que va sobre alguien que secuestra al hijo de Mary. O tal vez es una historia de amor. Mirad, Rid of Me es el Horses de nuestra generación.

Se me puede acusar de muchas cosas.
Decir siempre lo mismo: Kurt Wagner es el rey.
Pero es que su voz es vino y son rosas.
What does it say? Your fucking sunny day.

A los de Wilco también se les puede acusar de muchas cosas. Componer una canción con su nombre, sacar un greatest hits con menos de veinte años de carrera, Nels Cline. Lo cierto es que a veces, cuando te hacen recordar alguna de sus canciones, no puedes negar que tenían un arte como la copa de un pino. How To Fight Loneliness es la respuesta ideal a la canción que abre esta recopilación, la de Galaxie 500. Vamos, Dean, abre las cortinas y sonríe todo el rato.

Wareham también menciona a The Fall en su libro. Lo utiliza para justificar por qué un grupo tiene que cambiar constantemente de miembros, que no debería ser un drama. Mark E. Smith lleva más de 70 despidos en su larga carrera como líder de los infalibles The Fall… pero sigue sonando como The Fall.

He metido la canción de un grupo joven entre dos dinosaurios pesados para rebajar algo la intensidad. Diet Cig han publicado un EP este año, su debut discográfico. Pop guitarrero, noventero, femeninero, Caminero piscinero. Un pelín empalagoso, pero totalmente aceptable dadas las temperaturas y las pocas ganas de trabajar.

Crazy Rhythms sólo tiene una posición posible en un recopilatorio: la última. The Feelies son parte de la historia musical de Nueva York, encendieron la mecha del indie-rock en la ciudad. No es extraño que en el libro de Wareham o en Big Day Coming –libro de Jesse Jarnow sobre Yo La Tengo– los eleven a semi-dioses.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s